domingo, 7 de febrero de 2016

Ni camino sin atajo, ni Campana sin trabajo


Sin especular nada y a puro fútbol y sacrificio, el nuevo Ramón Santamarina de "Sapito" Coleoni derrotó como visitante a Villa Dálmine por 1 a 0 y al término de la segunda fecha de la B Nacional, es uno de los líderes del certamen. El gol fue convertido por Facundo Castro en el minuto 29 de la primera etapa.

Sólido y protagonista se vio al elenco tandilense en Campana. Los de Coleoni volvieron a demostrar que desde la humildad y el sacrificio individual y colectivo se pueden construir muy buenos triunfos.

Y así lo demuestra el nuevo Santamarina, versión 2016, al término de la segunda fecha logrando ser el primer plantel que consigue ganar los dos primeros partidos de la temporada desde que el aurinegro milita en esta categoría.

En un horario no apropiado para el fútbol, las 5 de la tarde con casi 40 grados de temperatura y un 100 por ciento de humedad, se disputó el encuentro en el Coliseo a la vera de la ruta 6.

Desde el inicio Ramón Santamarina se plantó mejor que su rival y logró no solo manejar la pelota sino cortar los circuitos de fútbol que intentaba el "violeta".

Los del flaco Vivaldo intentaban proponer algo desde los pies y el talento del enganche Luna, pero tanto Iuvale como Pierce, este último la figura del partido, se fueron adueñando de la mitad de la cancha.

En los primeros minutos del encuentro quizá lo más flojo del aurinegro pasaba por sus volantes ya que Sosa no estaba bien físicamente (descompuesto), y Valerio no podía generar mucho por la derecha. Sin embargo, Sosa aguantó hasta el final del primer tiempo y Valerio fue fundamental en la jugada del gol.

Antes del tanto que le daría la victoria a Santa, el local generó alguna aproximación por intermedio de Cérica no obstante la más clara fue del aurinegro en una trepada de Pierce que quedó mano a mano con el arquero y al tocar la pelota hacia el costado en dirección de Castro, el balón se fue un poco largo y la jugada se diluyó.

Villa Dálmine pagó muy caro sobre la media hora su adelantamiento en busca de la apertura del marcador.

La férrea defensa que propusieron los hombres de Coleoni logró que en un despeje al borde del área, "Chiquito" Aguirre, con un excelente pelotazo, encontrara habilitado por derecha a Valerio, quien llegó al fondo del campo de juego y envió un centro preciso para que Facundo Castro tocara al gol.

En el complemento Milton Zárate hizo su debut en Santa y mostró pinceladas interesantes que seguramente cuando esté en óptimas condiciones le darán muy buenos réditos al equipo.

Lo mismo hay que decir de Miracco, quien al ingresar tuvo una clara situación de gol que no fue por una de más que intentó el delantero. Sin embargo fue fundamental en los últimos pasajes para inquietar al rival.

Dálmine lo busco como pudo pero con mucha imprecisión y carencia.  Santamarina volvió a mostrar un gran trabajo en defensa con Politano y García Basso en los laterales, este último hasta se dio el gusto de salir jugando con algún "lujo", para deleite de los que estuvimos ahí, acompañados de la firmeza de "Chiquito" y Piñero.

En el medio parece ser que Coleoni ha encontrado, a partir de este encuentro, el socio para Iuvale, ya que Lionel Pierce terminó siendo la figura después de un gran partido y un gran desgaste.

A Lujan esta vez no le salieron las cosas y el delantero Facundo Castro, volvió a mostrar sacrificio, despliegue y tuvo su premio en el gol del triunfo, en el que definió con un sutíl toque de calidad.

Ganó el aurinegro en Campana y es noticia. Una muy linda noticia para disfrutar con su pueblo que seguramente el próximo domingo lo acompañará con mucha expectativa en el choque frente a Juventud de San Luis.-


por Juan Casero

domingo, 31 de enero de 2016

Se hace camino al andar


El debut de Ramón Santamarina en la edición 2016 de la B Nacional, fue el que todos deseaban pero sobre el cuál había dudas ya que el plantel se armó completamente nuevo. Sin embargo, en base a sacrificio y un juego atinado para la categoría, el aurinegro derrotó a Juventud de Gualeguaychu por 1 a 0 y festejó junto a su gente el primer triunfo de la temporada. El gol fue factura de Agustín García Basso. Los de Coleoni jugaron con 10 la mitad del complemento por la expulsión de Fredes.

Y seguramente el nuevo Ramón Santamarina, versión 2016, hará camino al andar demostrando en cada cancha donde juegue lo que puso de manifiesto anoche ante su público en el debut.
Sacrificio, buen fútbol por momentos, solidaridad, compromiso con el juego y con los compañeros y muchas ganas de lograr el fruto al conjugar todas esas cosas.

Cuando uno observaba la formación rival y veía los nombres de Diego Barrado, Alfredo Ramirez, Fabricio Lenci y el "rayo" Juan Carlos Menseguez, se imaginaba que, sobre todo, en defensa los de Coleoni podrían pasar algún que otro sobresalto.

Sin embargo la noche de Olivero fue muy tranquila, el "grandote" le dio seguridad a su equipo en cada pelota aérea y respondió muy bien cada vez que fue llamado a actuar aunque la noche estuvo, insisto, muy tranquila.

Entre Martín Aguirre y Piñero se encargaron de incomodar a Lenci y el delantero paso desapercibido. Menseguez fue otro ausente en la noche por parte del rival y poco muy poco fue lo que aportó Barrado.

Santamarina equilibro el juego en el inicio y fue protagonista. Un par de centros sobre el área dejaron el claro que Aguirre y Piñero serán de temer en los córners  a favor. Se lo perdió abajo del arco "Chiquito" y sobre los 30, Agustín García Basso conectó, sobre el primer palo, un córner ejecutado por Fredes y de esta manera puso el 1 a 0 para Santa.

El aurinegro estuvo firme en defensa y combativo en el medio y arriba. Nahuel Lujan, proveniente de  la reserva de Belgrano de Córdoba, fue la figura de la cancha mostrando pinceladas de buen jugador y poniendo en situación de gol un par de veces a su compañero Castro.

En el medio la experiencia de Iuvale fue fundamental para encontrar el manejo del balón que por momentos fue del rival, acompañado por Fredes, un chico de buen pie que lucho y jugo un buen partido hasta que cometió un error que bien podría definirse como "errores de juventiud". Promediaba el complemento y hubo una entrada fuerte sobre un compañero, Testa que marca el foul y a pesar de ello el reclamo airado del pibe le hizo acreedor de la primera amarilla. Unos minutos más tarde, sin intención, golpeo a Ramirez y el juez le mostró la segunda tarjeta expulsándolo de la cancha.

A partir de ese momento Santamarina se refugió en su campo, atinó a alguna contra pero el desgaste fue haciéndolo decaer en lo futbolístico teniendo en cuenta el hombre menos.

Juventud intento buscarlos como pudo pero no lo consiguió. Los ingresos de Ada, Prost y Castellanos no le aportaron nada nuevo y la firmeza defensiva aurinegra fue cerrando un partido sumamente importante.

Para destacar en los del "Sapo", el trabajo de Agustín Politano. El juvenil, proveniente de las inferiores del club, ocupó el lugar que iba a ser de Onraita a quien no le llegó la habilitación. La personalidad y el juego de Politano son realmente una muy buena noticia para Santamarina.

Fue un triunfo en el arranque con sabor a mucho ya que atrás quedó la imagen de un gran equipo que llegó a la final del ascenso y había muchas expectativas con las nuevas y juveniles caras de Santamarina.

El hincha se fue contento, porque se ganó pero también porque entendió que el equipo entregó mucho sacrificio y compromiso.

Cómo dice la canción, "Se hace camino al andar"....pibes, ojalá sean una grata sorpresa para la categoría y para todo el pueblo aurinegro.


por Juan Casero
Foto: Diario El Eco

martes, 10 de noviembre de 2015

Goles son amores, las demás; buenas razones


Con un gol de Facundo Curuchet cuando se iba la primera etapa, Ramón Santamarina derrotó a Estudiantes de San Luis y se metió de lleno en el reducido que definirá el segundo ascenso a la primera división del fútbol argentino. Los de Coleoni cerrarán la fase regular en San Francisco el próximo fin de semana y luego cruzarán en semifinales con Ferrocarril Oeste.

Dicen que en el fútbol "los goles son amores y las demás, buenas razones". A pesar de no haber jugado un buen partido, el aurinegro ganó y se metió en el reducido.

La noche en el San Martín fue complicada porque los de Coleoni debieron soportar durante los 90 minutos el asedio de un rival que mereció más de lo que en definitiva logro. Pero el fútbol no esta hecho de merecimientos y Estudiantes se encontró con la figura de Leandro Requena. El arquero de Ramón Santamarina, hombre excluyente del partido, evito en un sin fin de chances que el rival pudiera convertir.

En lo que respecta al partido hay que decir que el elenco puntano llegó a Tandil ya sin chances de clasificar y con la permanencia asegurada lo que le posibilitó salir desde el arranque a jugar el fútbol que pregona Arzubialde y de hecho lo hizo muy bien.

Roldán, Méndez y Sergio Viturro fueron las claves en la visita que puso en aprietos al aurinegro durante todo el partido.

Sin embargo cuando el primer tiempo estaba por finalizar, Pitu González armó una de las suyas y lo dejó mano a mano con Brasca a su compañero Facundo Curuchet, quien definió de manera efectiva para colocar el 1 a 0.

Santamarina no logró encontrar los caminos, el fútbol y hubo en vestuarios una muy buena auto crítica de los jugadores aunque no se escondió la alegría de la clasificación.

Finalmente fue 1 a 0 en favor del aurinegro aunque por lo visto en cancha el resultado fue injusto por lo hecho a lo largo de los 90 por Estudiantes.

martes, 20 de octubre de 2015

Santamarina, sin premio a su búsqueda



Pese a su incesante búsqueda, Ramón Santamarina no halló la manera de quebrar a Douglas Haig de Pergamino, adversario con el que igualó ayer 0-0 en el estadio San Martín, en el cotejo que cerró la 39na. fecha de la B Nacional.
El aurinegro fue dueño de la iniciativa durante buena parte del desarrollo, falló en algunas chances muy nítidas y cuando dispuso de un hombre más careció de la inventiva para vulnerar a Perafán. Todo ello lo obligó a contentarse con un punto, que le sabe a muy poco en su afán de reencontrarse con un triunfo que se le negó en sus últimas tres presentaciones.
Los de Coleoni mostraron sus ambiciones desde el arranque. Lastimaron con Curuchet sobre la banda derecha y se volvieron netamente dominadores cuando Arnaldo González, pasado el cuarto de hora inicial, comenzó a cobrar injerencia con sus arranques.
Douglas sufría en la zona media la presión de un rival que lo apretaba obligándolo a devolverle el balón casi de inmediato. Y apenas encontraba algo de respiro en la sapiencia de Moreno, el visitante que más mostró desde lo técnico en el césped del San Martín.
Dada esa limitación, a la visita el arco de Requena le quedó muy lejos, y en la etapa inicial apenas lo frecuentó con remates de media distancia que no arrojaron mayor zozobra para el “1” aurinegro.
Del otro lado, Santamarina estuvo mucho más cerca. Telechea despilfarró dos chances inmejorables, primero cabeceando mordido -en absoluta soledad- desde el punto penal tras un tiro de esquina y luego, de atropellada, elevando el balón de manera increíble tras un rebote dado por Perafán ante el intento de “Pitu” González (foto).
El vigoroso empuje del aurinegro mermó en el cuarto de hora final de la etapa, Douglas empardó la lucha en el medio, ganó en tenencia y, si bien no consiguió ser punzante, logró frenar los embates de su rival.
Era un Santamarina que iba de más a menos y, de algún modo, en el complemento se sostuvo la tendencia.
La expulsión de Tarabini, acaecida sobre el cuarto de hora, supuso un camino más allanado para el local. Sin embargo, la fluidez y profundidad de la que por momentos disfrutó en el primer período le dejó lugar a un andar mucho más monótono, carente de sorpresa y, en muchos casos, de precisión.
Ante el repliegue de un rival que valoraba cada vez más el empate, se jugó cerca de Perafán con mayor asiduidad pero ello no trajo consigo demasiadas acciones de riesgo. El “1” apenas se vio apremiado cuando voló hacia su izquierda para rechazar un tiro libre de Azcárate y al darle un puñetazo a la pelota antes de que la contacte Mariano González.
Coleoni buscó otras variantes mandando a la cancha a Michel y Hoyos, quien ingresó con la indicación de trabajar bien ceñido a la banda derecha, casi como un delantero más. El aurinegro se partió en dos, con prácticamente cuatro atacantes. Su permanente búsqueda por los costados derivó en recurrentes centros que, en general, no irradiaron peligro. Para colmo, su adelantamiento masivo implicó cederle espacios a un rival que no supo capitalizarlos, en ocasiones por adosarles pocos futbolistas a sus réplicas, y a menudo por apresuramiento.

Con esa tesitura se llegó a un final que dejó satisfechos a los pergaminenses y con cierto halo de preocupación a los tandilenses, que de cara a su eventual participación en el reducido siguen resignando unidades y desplegando actuaciones que no convencen.

Fuente: Diario El Eco

domingo, 11 de octubre de 2015

Dura caída del aurinegro

Los dirigidos por Coleoni cayeron por 2 a 1. Al minuto y medio de juego Fernández abrió el marcador y sobre los 23, Rivero puso el 2 a 0. En el minuto final del descuento, Pitu González marcó un golazo de tiro libre para colocar el descuento.


La tarde en Floresta no pintaba para lo que terminó siendo. Si bien en la segunda etapa del torneo todos los partidos han sido difíciles y complicados para Santamarina, la expectativa del encuentro ante All Boys abría una buena posibilidad para conseguir tres puntos de visitante ante un equipo necesitado que debía salir a jugársela, proponiendo espacios que, insisto en la previa, el aurinegro podría capitalizar.

Pero nada de eso pasó. Santamarina regaló un primer tiempo lleno de impresiciones, errores y carencias a la hora de generar fútbol.

El arranque del partido pareció una foto del paso aurinegro por Posadas. Primer pelota al área y gol. Centro de Mazurek, la defensa que no hace bien su trabajo y Fernández, el volante central gana de cabezá y descoloca a Requena que solo atinó a mirar como la pelota ingresaba manza sobre el palo izquierdo del golero. En algún momento se pensó que la pelota había rozado en Tucker pero luego las cámaras de tv certificarían que fue el "5", quien marcó el gol.

A partir de ahi, Santamarina jugó el peor primer tiempo de la temporada. Para no caerle a ningún jugador en particular habrá que decir que el medio campo no pudo tener el balón, que no se encontraron los caminos en ofensiva y los delanteros quedaron desconectados del equipo y que la defensa volvió a ofrecer muchas ventajas.

Santamarina cometió muchas faltas. Fue casi imposible contener a los volantes Mazurek y Jaime y solo por inoperancia propia All Boys no llegó antes al segundo gol.

Sobre los 23, Fredy González intentó dar un paso atrás para Requena y el envío quedó corto, Mazurek robó el balón y ante la salida del "1" tocó al medio para que Rivero empujara al gol con todo el arco a su disposición.

La tarde comenzaba a ponerse muy negra para Santamarina, ya que perdía 2 a 0 y el equipo no ofrecía respuestas.

El final del primer tiempo llegó y Coleoni entendió que debía mover la estantería. Hoyos, de muy mal primer tiempo, dejó la cancha y en su reemplazo ingresó Curuchet. El otro que dejó el terreno de juego fue Fredy González; a quien reemplazó Martín Michel.

La garra, el temperamento y la forma de ser de Michel rápidamente contagió a sus compañeros. Curuchet apareció intratable por derecha en el inicio del complemento y fue ahí que Santamarina mereció el descuento que no llegó.

Fueron 5 minutos en donde el aurinegro ahogó a su rival. Tres córners consecutivos y dos jugadas claras de gol que Losa, el arquero de All Boys evitó jugándose la ropa.

La actitud de Santamarina fue otra aunque a pesar de ese arranque un tiempo más tarde volvió a repetirse en errores.

De todos modos Michel y Cruchet le dieron el fútbol que faltó en la primera parte y entonces, Telechea tuvo un mano a mano que ganó Losa y más tarde el delantero de Balcarce rompió el travesaño con un zapatazo que mereció ser gol y poco después un cabezazo de Arraya, tras centro de Curuchet se fue por arriba.

No quiso entrar en el complemento y a pesar de jugar mal Santamarina generó chances como para descontar y empatarlo.

El descuento llegó sobre el final cuando Pitu fue víctima de una falta al borde del área. Telechea amagó pegarle y Pitu la colgó del ángulo superior del parante derecho de Losa.

No había más tiempo, a la salida del medio Pezzota, de buen arbitraje, marcó el final.-

martes, 6 de octubre de 2015

"Cuando le reclamé el penal, me dijo que era un "pancho" "



La frase corresponde al delantero de Ramón Santamarina, Fernando Telechea quien se mostró indignado y sorprendido por la actitud del árbitro Ramiro López, quien lo trato de "pancho", cuando éste le reclamó que la jugada que lo involucraba había sido penal.

La tarde del sábado en el San Martín no fue una más. Lamentablemente los árbitros designados para impartir justicia, aunque parezca cómica la frase, después de lo que pasó; cometieron errores garrafales que hasta llevan a sospechar que hubo mala intención.

Nadie podrá determinar nunca si hubo alguna mano negra que inclinó la balanza hacía uno de los lados. Lo cierto es que el juez Ramiro López, un tanto excedido de peso y lejos de todo tipo de jugadas, producto de no poder estar a la altura del encuentro desde el punto de vista físico, metió a Santamarina en un mar de nerviosismo innecesario.

Promediaban 20 minutos del primer tiempo cuando un defensor de Patronato dejó corto un pase a Bertoli y Telechea quedó mano a mano. En ese momento la pierna derecha del defensor, ante el imperioso intento de cerrar la jugada impacto sobre el pie derecho de Telechea, quien cayó al piso. Penal clarito como el agua, que López podria haber cobrado si hubiera estado a la altura del partido. Pero el árbitro, casi en la mitad de la cancha, optó por el "siga siga", y como contra partida en la réplica, Patronato convirttió un golazo de tiro libre.

El equipo aurinegro se llenó de nervios, el banco de suplentes también y a todo esto dentro de la cancha ante el reclamo del penal por parte de Telechea, el delantero recibió como respuesta del impresentable árbitro un "No seas pancho, que reclamas"..........

En el complemento otro penal enorme como una casa, ante una mano en el área, tampoco vista por López, terminó por enardecer a todos los presentes en el estadio. Menos los visitantes, obvio.-

Al termino del partido Fernando Telechea, dejaría estas frases;

"La verdad nos vamos muy mal. El árbitro se puede equivocar como cualquier persona pero de ahí que te falte el respeto diciéndome que era un "pancho" por reclamarle el penal, la verdad que duele pero bueno el sabrá lo que hace"

" Nos habló mal todo el partido por eso digo, se puede equivocar pero faltar el respeto ya es otra cosa"

" Uno trata de ser respetuoso dentro de la cancha y la verdad que contra el poder de dos tarjetas no podes hacer nada ante la falta de respeto"

"Hoy quedó en claro a quien hay que ayudar para que ascienda"


Por otro lado a lo largo del partido el cuarto árbitro se mostró muy celoso en el control del banco de suplentes aurinegro y quedó grabado entre los que por ahí andaban una frase que repetía constantemente; "Esto es AFA, esto es AFA"....

Lo que nadie entendió es si el muchacho al mencionar esa frase estaba tratando de explicar el accionar de sus colegas dentro de la cancha o si intentaba pedir algo subliminalmente, algún "regalito" o algún "arreglito"; ya que esas frases son sinónimo de "Somos AFA", la institución que rige a nuestro fútbol tan vapuleada y tan cuestionada a tal punto que algunos dirigentes dicen que para limpiarla habría que poner una bomba.

Lo cierto es que lo que sucedió en Tandil el sábado pasado y que tuvo como protagonista al juez Ramiro López, es lo que no queremos que le siga pasando a nuestro fútbol. Aunque tristemente el personaje en cuestión fue designado para dirigir de nuevo, lo que muestra a las claras que seguimos inmersos en el mismo lodo de siempre.-


Juan Casero

martes, 29 de septiembre de 2015

Santa ganó, en la tierra del ascenso



Una trabajosa y sufrida victoria logró el aurinegro en Gualeguaychu, la tierra que lo vio ascender a la B Nacional el 29 de abril de 2014, ante Juventud. Juan José Arraya, de cabeza, y tras centro de Pitu González marcó el único tanto del partido.  Los resultados de la jornada favorecieron al aurinegro. En el local se fue expulsado Rodriguez en tanto que en Santamarina vio la roja, Federico Scoppa. El uruguayo Pérez habría llegado a la 5ta amarilla.

El partido comenzó mostrando a un Santamarina bien parado con ideas claras y con mayor seguridad en el fondo. Mariano González manejando los hilos del medio campo le dio a la primera parte su cuota de calidad y hablando de calidad desde la suela de otro González, en este caso Pitu, nació el pelotazo que terminó convirtiéndose en el 1 a 0.

Hubo una falta sobre la izquierda y "Aladino"...ejecutó con exacitud un centro a la cabeza de Arraya, quien definió mandando a la red y anotando un gol más en su cuenta personal, demostrando que pasa por un buen momento en una etapa muy especial e importante del campeonato.

La cancha en un discreto estado conspiro contra las buenas intenciones y con el pasar de los minutos el partido comenzó a complicarse.

Para colmo de males a poco de iniciado el complemento Scoppa vio la roja y el aurinegro se quedó con 10.

Juventud mereció el empate, si pero en el fútbol no hay merecimientos. La figura de Leandro Requena apareció en toda su magnitud para resguardar los tres palos aurinegros.

Cuando peor la pasaba Santa, Hoyos recibió un golpe de Rodríguez y el juez Espinoza lo expulsó, quedando ahora los dos con 10.

De contra lo tuvo para liquidar Santa, una de Mariano, un gol mal anulado a Michel y alguna otra.

Finalmente el árbitro marcó el final y el Sapo Coleoni y sus muchachos festejaron un gran triunfo en la tierra del ascenso !!!